Importancia del laboratorio en la medicina veterinaria

Detrás de la clínica veterinaria se esconde todo un mundo que probablemente desconozca. Se necesita mucha experiencia y habilidad para atender adecuadamente a su mascota, de ahí la importancia de contar con un laboratorio de análisis clínicos veterinarios de primera categoría. 

Por supuesto, no todas las situaciones requieren su utilización. Existen especialidades que no incluyen exclusivamente el trabajo de laboratorio pero que, sin embargo, dependen directa o indirectamente de él. Los animales de compañía no son diferentes de las personas en lo que a salud se refiere. 


¿Por qué es beneficioso? 

Es una herramienta que nunca se valorará lo suficiente en términos de salud. Lleva a su perro o gato enfermo al veterinario y le hacen este tipo de preguntas: 

  • ¿Su dieta es suficiente? 
  • ¿Tiene sobrepeso? 
  • ¿Tiene problemas renales o hepáticos? 
  • ¿Necesita cuidados adicionales por su avanzada edad? 
  • ¿Tiene alguna enfermedad o infección? ¿Cuál? ¿Bacteriana, fúngica o vírica? 
  • ¿Tiene parásitos? 

No se preocupe, todas estas preguntas pueden resolverse con la ayuda de un laboratorio veterinario. 

El conocimiento es poder

El laboratorio permite examinar las muestras de su mascota con las herramientas e instrumentos de laboratorio veterinario adecuados (sangre, orina, heces, pelo, piel, biopsia de tejido, etc.), y esto facilita la capacidad de ofrecer un diagnóstico más preciso y detallado. Por lo tanto, permite ofrecer la mejor atención posible. 

Tener cerca un laboratorio veterinario le permite cuidar mejor a su mascota, mejorar su calidad de vida, asegurar una recuperación más rápida y mejor en caso de enfermedad y, en definitiva, alargar su vida. 


Medicina veterinaria preventiva

Mediante la alimentación, la inmunización y el seguimiento clínico, la medicina veterinaria preventiva salvaguarda y mantiene la salud de los animales antes de que se manifieste la enfermedad. Es un componente crucial para garantizar tanto la salud de quienes comparten el hogar con animales como su bienestar. 

Al inmunizarlos y desparasitarlos se mantiene la salud y se evitan enfermedades que podrían ser mortales o contagiar directamente a las personas.

Es fundamental tener en cuenta que sólo un veterinario profesional puede aconsejarle cuándo vacunar y desparasitar a su perro o gato, ya que depende de la edad del animal y de los resultados de un chequeo médico exhaustivo realizado antes de cada vacunación. Además, especificará cuándo debe aplicarse cada vacuna. Por lo general, se aconseja que la desparasitación comience alrededor de los 2 meses de edad de nuestro perro o gato, y que se realice idealmente cada 4 meses. Asimismo, la vacunación debe comenzar a esa edad porque es cuando los anticuerpos de la madre comienzan a disminuir. Sin embargo, dependiendo de cómo se trató a la hembra antes de la concepción, de cuándo se destetó al cachorro y del lugar de adquisición (compra, adopción), este periodo puede cambiar. 


Las siguientes enfermedades pueden prevenirse vacunando a su perro o gato: 

Perros 

  • Parvovirus canino.
  • Moquillo canino (distemper canino).
  • Hepatitis en perros.
  • Rabia.

Gatos

  • Panleucopenia viral en gatos. 
  • Virus calici en gatos. 
  • Virus de la rinotraqueitis felina. 
  • Rabia.