México, tierra de brujas y fuego

Por Maria Fernanda Gutiérrez.


Seguramente hemos escuchado de estos relatos contados por abuelas donde dicen “se lo ha chupado una bruja” o que tengas cuidado al ver una bola de fuego ronda por los cerros pues estas son brujas, y que las mujeres embarazadas o con hijos pequeños deberá realizar toda una especie de rituales de protección pues son la presa más fácil de estas extraordinarias y sobrenaturales criaturas.


Bastas son las leyendas escuchadas y muchos supersticiosos podrían decir que solo se trata de ficción, pero, ¿qué tanta realidad e historia hay detrás de estas mujeres? Para algunos antropólogos e historiadores este mito no es solo una narración que se cuente, sino una realidad que se vive.


Si bien todos tenemos la idea de la bruja Europea, aquella que vuela sobre animales, adoradora de Satán y que fue sentenciada y quemada en la hoguera de Salem, la brujería y hechicería tiene un origen más antiguo de lo que podamos imaginar y no solamente existe en países de oriente, estos relatos tienen un origen prehispánico; y son las llamadas “Tlahuelpuchi” las brujas y vampiresas mexicanas, capaces de transformarse en animales y devoradoradoras de sangre.


Pero antes que todo y como dijimos el origen de estas es muy antiguo, así que hablaremos de la mitología mexicana; En esta encontramos entre los creadores a Huitzilopochtli dios del sol y la guerra y como señalan algunos escritos tales como “Crónica mexicáyotl” hablan de la “malvada, la que no era humana” llamada taueliloc (bruja que chupa la sangre), esta es Malinalxóchitl la hermana de Huitzilopochtli quien era la diosa de las serpientes, insectos y escorpiones, conocida por ser una hechicera y devoradora de corazones, ella tenía las habilidades de transmutación, así podía transformarse en animales quitándose las pierna para mutar a voluntad. Es así como podríamos llamar a esta la primer bruja/ hechicera mexicana.


Incluso dice la leyenda ella estaba en la búsqueda de la nueva Tenochtitlan con los mexicas pero al causar miedo decidieron con permiso de su hermano Huitzilopochtli dejarla mientras dormía y seguir su camino, esta al despertar y hallándose sola juro vengarse, fundo el pueblo de Malinalco y tuvo un hijo llamado Coplil, el cual generó una alianza para matar a los mexicas en las faldas de Chapultepec, el seria asesinado y se le arrancaría el corazón tirándolo al lago, posteriormente seria de este de donde nacería el nopal sobre el que se posaría la serpiente y seria devorada por el águila, señal que les indicaría donde construir la nueva Tenochtitlán.


De ella se creó descendencia y algunos nacían con estos dones, los llamados nahuales “nahualli”, estos podían ser buenos (sabios consejeros) y malos (destructores de gentes), así hubo algunas malas nahuallis como lo mencionan el himno náhuatl antiguo “Itzpapálot” o el texto de Muñoz Comongo (1892) mujeres que se aprecian en forma de cabras y al destranformarce devoraban el corazón, quitándoles su fuego divino, así se les conoció como las hijas infernales que oran de la brujería, su feminidad desbordante y falta de corazón.

Porque debemos aclarar que las hechiceras antiguas que se conocían eran mujeres sumamente inteligentes, encaradas de la salud con vastos conocimientos sobre la naturaleza, si bien con dones mágicos para poder dominar la voluntad de las personas o modificar acontecimientos. Ya el término “bruja” fue acuñado de las creencias europeas, algunos autores creen que deriva de “britxu” palabra que significa magia.


Con la llegada del cristianismo se llegó a la conclusión de que solo Dios podía curar, así que quienes realizaran alguna de estas actividades seria atrapado, enjuiciado y asesinado.

En esta época (1486) también se publicó el libro “Malleus Maleficarum” conocido como el martillo de las brujas, libro donde describía que era la brujería, como se detectaba a una bruja y técnicas de trituración y asesinato. Fue este libro el que comenzó toda la cacería de brujas en Salem que se extendería alrededor de América


Si bien en México se tenía respeto por aquellos hechiceros o hechiceras y chamanes, se les empezó a tachar de charlatanes o bien sirvientes de Satán, así estas mujeres pasaron de ser sanadoras a malditas.


Pero no creamos que esto desapareció, que estas mujeres se extinguieron, de hecho como todo, evoluciono y se hizo más fuerte; así llegamos a las Tlahuelpuchi, mujeres que nacen con dones otorgados por ciertos dioses para poder transmutar y tener conocimiento sobre la naturaleza, pero con esto también vienen las maldiciones en este caso de la sangre, necesitan de ella para poder conservar su belleza, larga vida y dones, sin embargo todo exige un pago, ellas succionan esta esencia, pureza y belleza para a cambio otorgar el alma de sus víctimas, es por esta razón que las más usuales son los bebes recién nacidos, pues son más puros y sus almas valen más, aun con esto bien pueden atacar a demás personas si es que quieren algo de ellas.


Tlahuelpuchi viene del nahual que significa sahumador luminoso y es con esto con lo que delata su presencia y se ha escuchado su nombre de generación en generación por los dones que las acompañan como son el transformarse en animales, fuego, niebla, inducir sueños profundos, hipnotizar y desorientar. Tenemos que saber que no existe poder capaz de transferir o sellar los poderes de una Tlahuelpuchi, ya que se nace con este don y este despertara en la primera menstruación de la mujer.


Entran en la clasificación de brujas rojas las cuales no conocen de bondad, ni compasión cuya magia muy poderosa y maligna se basa en el uso y consumo de sangre, con la que conservan juventud y por la cual tienen que migrar y no conservan un lugar de residencia permanente.


Y como lo cuentan muchos, se sabe que al menos una persona del pueblo es bruja aunque es muy difícil saber la identidad pues en su forma física pueden llevar una vida completamente normal, tener pareja e hijos, los que claro no estarían enterados de las actividades que realiza y si se supiera esta se ocultaría, es por esto que jamás atacan a miembros de su familia.


Ahora si comenzamos a entrar en todos estos casos que se cuentan de bebes que mueren en sus cunas, que raramente presentan chupetones, mordidas o araños y un color azulado en la piel, para muchos habitantes de pueblos es una realidad y los llevo a adoptar una serie de medidas preventivas; pero antes conozcamos como ataca una Tlahuelpuchi.

Cabe destacar que ellas no andan en grupo y realizan todos sus actos en soledad, en primer lugar rondara a su víctima, la vigilara y posteriormente la marcara, estas marcas pueden representarse como mechones de cabello cortado, presencia de moretones y araños sin causa alguna en el pecho, piernas, cuello y muñecas, piquetes en forma de triángulo o incluso una maldición físicamente dicha de frente por una de estas mujeres.


Para poder transmutar y atacar a su víctima las Tlahuelpuchi necesitan realizar un ritual en el que armara una fogata o pondrá en un anafre madera de capulín, raíz de agave y hojas secas de serapantle, rondara tres veces atravesando el fuego de norte a sur y de este a oeste para después situarse en la dirección de la vivienda de su víctima desprenderse la extremidades y convertirse en animal, como dijimos anteriormente y de donde su nombre proviene estas desprenden luz, así que a lo lejos y convertidas en animales se pueden apreciar como bolas de fuego y una vez estáticas se verá la forma del animal. Hay personas que cuenten como logran escuchar y ver grandes animales como guajolotes (estos son de hecho los más usados por las Tlahuelpuchi) caminando por sus techos.


Incluso en el monte cristal ubicado en San José, municipio de Nicolás Romero, se hayan cuevas contestadas entre sí a través de túneles por los que cuentan habitantes han visto rodar bolas de fuego fungiendo como transporte a distintas ubicaciones.

Una vez en la morada de la víctima se colaran a través de puertas o ventanas y pueden dormir a las madres de los bebes para poder atacar de un forma más fácil para después chupar y quitar la sangre y alma del pequeño hasta matarlo.


Ahora bien y regresando muchos pueblos de varias partes de la república mexicana comenzaron a experimentar muertes de bebes en masa lo que llevo a alertar a los cuídanos e infundir miedo. Por dar un ejemplo en Tlaxcala en el municipio de San Bernandino Contla y por parte del registro civil entre los años 1917 y 1922 se tienen registros de defunción por lesión y/o mordida de bruja.


Lo que llevo a la gente a adoptar medidas de defensa porque tenemos que conocer un hecho muy importante, las Tlahuelpuchi no pueden morir, más bien la maldición no muere, si llegas a asesinar a un a Tlahuelpuchi serás tu quien adquieras estos poderes, de esta forma solo quedaba la prevención.


A la fecha estas medidas se conservan y hemos escuchado de como ponen tijeras abiertas en forma de cruz en las puertas y ventanas o debajo del colchón de los bebes, aquí podemos decir también que ocupan este artefacto para identificar a una bruja, si colocas las tijeras de este modo debajo de una silla y se sienta sobre esta le será imposible levantarse desenmascarando su identidad.


Otras medidas son los círculos de sal ocupados en varias partes del mundo y desde tiempos inmemorables en rituales de protección y no solamente por los paganos, sino también entro del cristianismo, por ejemplo las campanas de las iglesias se ungían con sal y agua para bendecirse e implorar a Dios alejarse de los malos espíritus. Esta sal se coloca en las ventanas o alrededor de la casa formando un círculo.


También son usados los listones rojos, Flavia Carrión, antropóloga y docente explica “el color fu usado mucho por los nativos americanos para protección energética, ya que es el color más bajo del espectro rechaza todas las otras frecuencias”, el ojo humano tiene longitudes de onda que oscilan entre los 400 y 700nm, el color rojo se encuentra en el extremo (700), bloqueando cualquier onda que se le presente delante, de modo que trabaría o cerraría el campo energético humano a interferencias externas, podemos decir que los ancestros intuyeron esto. Los listones se amarran en la panza de la mujer embarazada o en la muñeca del bebe.

De igual manera mencionan que podrías debilitar a una Tlahuelpuchi sin matarla usando estos mismos listones si les haces nudos mientras las vez en su forma luminiscente, es decir, si ves las bolas de fuego, de modo que estos nudos harán la función de captura, relatan que la luminiscencia de esta ira disminuyendo hasta casi apagarse y la hará huir.


También están los amuletos más conocidos por el folclor contra los vampiros como el ajo y cebolla, estos se coloraran alrededor de la cuna y su función es cubrir el olor que desprende el recién nacido, otra cosa que usan para disimular este olor es poner ropa sucia del padre en la cabeza del bebe, esto dicen desprende el olor del protector de la casa.


Son muchos los relatos y personas que están cien por ciento seguras que las brujas y en especial las Tlahuelpuchi existen, las creen seres que merecen un gran respeto y a pesar de protegerse demasiado ante ellas son consideradas mujeres sumamente importantes y sabias, pues son estas las encargadas también de cuidar la naturaleza aquí podemos relatar la opinión de algunos antropólogos, historiadores y sociólogos, que dicen si bien estas energía luminiscente que emiten presenta combustión, este no quema y nunca se ha escuchado de incendios provocados por estas. Debemos saber y como habíamos dicho estas, mujeres también poseían dones de interacción con la naturaleza y los animales y es su deber salvaguardarla, protegerla y mantenerla en equilibrio, jamás se atreverían a devastarla pues es de ella de donde desprenden sus poderes.


Haciendo una comparación con otras mitologías se podrían comparar por su cualidad de protectoras con las ninfas las cuales eran deidades pero de rango inferior unos espíritus asociados a la naturaleza, que se sabía cuándo humanos las encontraban les producían enamoramiento y locura a quien las mirases, defensoras de los océanos, ríos, bosques y de la naturaleza en general ayudando y cuidando a las plantas y animales o con las moiras, las cuales tenían dominio sobre la vida de las personas, definiendo cuando nacían, cuanto vivían y cuando morían.


O en la mitología nórdica con las völva, mujeres de gran respeto y poder social, sanadoras, chamanes, profetas y sabias, las cuales viajaban solas con grupos de animales otorgando sus servicios de sanación a los habitantes, para realizar esto sacrificaban personas utilizando su sangre para poder predecir el futuro.


Con esto podemos darnos cuenta que todo incluso las leyendas o relatos tienen un origen y México, y no solo países europeos, posee una mitología fascinante y encantadora para curiosos y folcloristas, llena de fuerza, poder y honor, aceptando que los seres con energía poderosa también son protectores haciendo una tierra de brujas y fuego.





REFERENCIAS

El mundo sobrenatural y sus demonios, Sagan, Carl editorial planeta, traducción Dolors Undina, 1995

La muerte violenta de los niños por las brujas en Tlaxcala, Romero, M, Osvaldo, enero 2013.

Las brujas de las peregrinaciones aztecas, Graulich, Michel, sin fecha

Códice Chimalpopoca, Die, Guesinche der Königreiche, Berlin 1938

Cuarenta clases de los magos del mundo náhuatl, López, Austin, Alfredo, estudios de cultura Náhuatl, UNAM, México 1967

Malleus Maleficarum, Kramer, Henrry y Sprenger, Jacobus, ediciones Orion, Alemania, 1486, traducción floreal Maza.

© El Umbral, 2020